25 noviembre 2011

Fallece Freddy Arce Helguero

Amable, colaborador, atento y muy respetuoso del trabajo de quienes investigaron por más de una década los vestigios arqueológicos de Tiwanaku y otras regiones del país. Su paso por la Unidad Nacional de Arqueología lo atrapó y se convirtió en su identidad y su pasión. Freedy Arce, es una persona a quien no conocí estrechamente, pero cuando requerí su apoyo lo recibí sin demora o reticencias, principalmente en los emprendimientos de defensa del patrimonio arqueológico o la investigación.
Sus percepciones respecto del conocimiento arqueológico, de la cosmovisión andina y de otros temas que lindan con la atrevida formulación de hipótesis acerca del pasado prehispánico y sus vinculaciones con dimensiones ocultas, siempre generaron controversia, pero nunca enturviaron su objetividad y respeto por el trabajo sistemático y meticuloso de la arqueología. 
Me impactó de sobremanera su fallecimiento, pues más allá de las diferencias que nos separaron, existió mucho respeto aprecio y colaboración. 

Desde este blog, hago llegar mis sentidos pesames a sus familiares, amigos y compañeros de trabajo que sintieron su triste alejamiento el pasado domingo 20 de noviembre del 2011.

4 comentarios:

Pablo Cruz dijo...

Me llegó tarde esta triste noticia, me sumo al dolor y reconocimiento de una gran persona.

Yurileveratto dijo...

Solo ahora me entero del fallecimento de este amable amigo y compañero.
He tenido la oportunidad de conocerlo en varias ocasiones en La Paz. Era una persona sincera y muy interesante por su estudios y conclusiones sobre el pasado andino y amazonico.
YURI LEVERATTO

Yurileveratto dijo...

Solo ahora me entero del fallecimento de este amable amigo y compañero.
He tenido la oportunidad de conocerlo en varias ocasiones en La Paz. Era una persona sincera y muy interesante por su estudios y conclusiones sobre el pasado andino y amazonico.
YURI LEVERATTO
www.yurileveratto.com

Lucía Montenegro dijo...

Ha sido de las personas más admirables en todo sentido que he conocido. Aunque solo tuve el honor de verlo y escucharlo en contadas ocasiones, lo tengo en mente y corazón con muchísimo cariño desde entonces. Enterarme de su partida fue doloroso, un impacto, aunque ya pasaron varios años, mi pareja y yo lo recordamos siempre en fechas como éstas y al visitar lugares arqueológicos. Nunca lo olvidaremos.